¡¡Créetelo!!

Rafa Peiró. 20/04/2016

Pongámonos en situación:
Universidad de Vanderbilt, en el estado de Tennessee, en el escenario de su salón de actos, Billy Joel, combinando el compartir experiencias de su intensa vida, con regalar su voz y sus inmensas melodías al piano.
Durante el acto y en uno de los momentos en los que al público se le dio la oportunidad de intervenir, un muchacho de aspecto delgado y apariencia, en principio, tímida, asumió un riesgo importante y salió de esa zona de confort que ya mucha gente conocemos pero que no nos decidimos en la mayoría de los casos a abandonar.
Nada más y nada menos que le planteó al gran Billy Joel si podía subir al escenario y ser su pianista en una canción.
La "osadía" no paso desapercibida y genero unos momentos de silencio y asombro seguidos de murmullos de expectación.
Mientras tanto, arriba en el escenario, Billy se debatía entre declinar la petición, que hubiera sido de lo más normal ante la diversidad de situaciones a las que se ven expuestos estas superestrellas, o asumir el reto que le había lanzado este valiente jovencito.
                                                                                                                  
                                                                      Gracias, Albert
Finalmente, Billy, tras un primer gesto dubitativo, accedió a la petición y dio lugar a estos minutos que abajo comparto con vosotros y que demuestran que si hay una cosa que nunca debemos dejar de hacer es creer en nosotros mismos.
Michael Pollack, así se llama el joven, apagó y anuló el miedo al ridículo con la enorme confianza en si mismo.
Fijaos en el rostro del joven en sus "minutos de gloria", está radiante, no sólo no estaba nervioso por su atrevimiento sino que lo disfruto intensamente hasta el último segundo.
Creo que se metió en el bolsillo tanto al público, como a Billy Joel, pero sobre todo fue un ejemplo de proactividad y de llevar los sueños, honestamente, hasta donde haga falta para conseguirlos.
Gracias, Billy


“Si haces música para las necesidades humanas que tienes dentro de ti mismo, entonces lo hace para todos los seres humanos que necesitan las mismas cosas. Es enriquecer a la humanidad con la profunda expresión de tus sentimientos”. Billy Joel



Sin duda, Michael es un claro ejemplo de la puesta en práctica del mensaje con el que convivo todos los días y comparto con los demás......Créetelo.


Compartir
Últimas entradas

Sin ética, no es empresa

Tenga una "reunión ética" consigo mismo y si llega a la misma conclusión que nosotros, estamos a su disposición.

Ir al trabajo con la sonrisa puesta

Es de perogrullo decir que la gente va a su puesto de trabajo por una razón prioritaria... Ganar dinero. Pues para ganarlo, ves entrenando un continuado comportamiento ético y ponte de equipaje prendas como el buen humor, la escucha, la empatía, la verdad, el respeto y el compromiso, entre otras cosas, pues son los requisitos que hacen falta en estos nuevos tiempos empresariales para conseguir "buenas marcas" que clasifiquen a tu organización hacia sus objetivos y no quede "descalificada" en el camino.

Apostando por la ética

"Al final, lo peor es que no hemos aprendido nada, hemos seguido con nuestros estilos de vida. Con ello, se demuestra que el ser humano cae dos veces en la misma piedra. O veinticinco. No hemos conseguido reducir las desigualdades y esto es un caballo de batalla al que nos tenemos que enfrentar".